wibiya widget

martes, 26 de abril de 2016

Desvelos de mujer a los 30



Así es como callo, como me importa y como me deja de importar. Como cada destello nace, surge, aparece sobre el cielo de los ojos y se reproduce en una silenciosa sonrisa, ese destello que explota con un solo acto en miles de demonios y añoranzas que alguna vez estuvieron y que ahora, que es como si una fuese otra, salen a flote, emergen como un salvavidas de fantasías que de niña añoraba pero que no entendía; y de pronto me veo reflejada en aquel mar, en aquel océano verdeazulado, y estando todo quieto entonces cobra sentido, y se me descifran los misterios que en el pasado me rompían la cabeza, me río, y ¡cómo no va a dar risa! Todo este acto, ¡cómo no va a dar risa!

Y es esta risa un encanto de mujer, y un canto a la nostalgia transparente y sencilla; es también un impulso del ahora, en el que sólo estoy con toda esta calma, con todos los demonios que resultaron ser sólo gatitos traviesos merodeando inocentes por mi ser; ese impulso en el que sólo estoy con todo mi yo, naufragando, domando ese mar indomable, salvaje y mojado de la vida, del amor, de las locuras que me han hecho quien soy hoy, que te han hecho quien sos hoy.

Soy los rulos que me cuelgan desteñidos y desordenados, los anteojos que me tapan casi media cara, esa piel que si no humecto ya no resbala como antes, y esa tez acaramelada, llena de paz, sabor y placer.

A veces pretender que a una la entiendan es una osadía, si vos misma sabés cuán loco, irracional y a la vez lógico es este viaje tremendo de ser mujer.

Sin embargo, quejarme no puedo, ¡cuán delicioso es esto también!

Lía 
Abril 25, 2016

Té de media noche



Té, de recuerdo
El más mínimo y simple beso
Me acosa en el silencio
Cual culpa placentera
Sin remedio.

Té, de recorro
Cuando sin quererlo
Viajás en mente por el mismo camino
Y té, topás con él
Con ese eco, eco, ecu…
Con él y cuerpo a cuerpo
Se diluye todo al regreso
Recorrido a pie y por la piel
Sin peso.

Té, de reconozco
Ahora como un festejo
Al aire libre y lluvia sobre los hombros
Como ese celeste en los ojos
Y amarillo con el destello del sol
Y colorados sonrojos.

Té, sonrío
Risa por la valentía
Al aceptar toda esta ironía,
Bajando como gotas hasta los pies
Haciéndome a su vez
Sentir más que viva.

Lía
Abril 25, 2016

domingo, 28 de febrero de 2016

Atravesando la Cascada



Me pierdo en mi tiempo
abro el portal al viento
en mi espacio, de mí cubierto
abro mis brazos y sonriendo
me destapo al vino tinto
mi amor oscuro veraniego.

Despierto en mis segundos tremendos
escucho la cascada y sus sedimentos
donde las ninfas danzan 
ríen y se empapan
de agua cristalina y mágica.

Escucho los chorros caer en mis perceptivas ventanas
mis cabellos nutridos de humedad regada
siento gota a gota resbalar por mis montañas
y escondidos entre el espesor
se infiltran los rayos de sol
desvaneciéndose entre el verde y el agua
entre la vida...

Y mis oídos abiertos y contentos
con las traviesas ninfas bailan
erizado el cuerpo en pos se levanta
ondeándose como líquido condensado
y fragua
despojándome de vergüenzas natas
y vibrándome la existencia
mi sanador místico pirata.

Caen y flotan los tonos en la nada
difundiendo sus sonidos entre el vapor y mi comarca
hidratando mi espíritu de soledad elevada
re fusionando mis sentidos
mi cognitiva bendición
mi galaxia secreta amada.

ALC
28.Feb.2016


martes, 23 de febrero de 2016

Addicted to BE


How beautiful is to feel peace
To wave in freedom and love
To exist
To be the twilight star dust
Raising from and through the universe
Like nascent warm in my both hands, transparent trust.

How amazing is to flow aware and connected
Recognizing the magical reality of NOW
The multiple flashlights in the space ejected
Like energy in our bodies melted
Lava sculpting our beings
All is calm and fight, it ends and begins.

How heavy this body feels
Someday will need to disappear…

How profound the vibrations travel to my ears
How light I start to be
Our dancing bodies moving across the feet
To this existence’s rhythm of the day and night.

How powerful is to be alive!
Death bodies coming to the fire
Stretched smiles for long time
Finding place to shine
In the mystery world where we combine
The different sensations
Along with all of our dimensions
Exploiting in pure life
Consummating our bloody wine.

We are connected with delicate harmony
So we can transform into each other, more than partners
We are in the same spot learning how to fly
We are transcending, consuming energy
Emerging from and to all forms and vibes.

Ana Lía Casvar
Feb. 2016





lunes, 26 de octubre de 2015

A Voice into the Woods


Freaking me out at times
coming so slowly while it vibes
a voice confronting me in the silence
existing, not really, in the middle of my madness.

I know is you, the kind of you still alive in me
I feel you not being sure of who you truly are here
are you my shadow? The shadow of all my dreams?
The once greatest smile that I could melt my mouth and pleasure in?

...A delightful wind just trespasses me
air and cold hydrating my skin
the mist, the green are all over my senses
you are the power energy boom knocking down my sanity fences.

Ana Lía Casvar
Oct. 9th -2015

lunes, 10 de agosto de 2015

In the Silence


I talk to you in the silence
Pure and convective eloquence
Flowing from the inside to the right image of your being
In front or deep inside of me
I talk to you and you don’t hear me
Far away in the distance of my molecules
I have found out that maybe you do fear me
No blames to sparkle, just your particles
Flushing my eyes and memories.
You are in here, present around me
The idea in my head of everything
Leaves behind the dirty air of your absence
While I keep reconstructing in me our scenes
I feel the empty space behind this darkness
Though I keep talking to you in the silence.

ALC -Today

lunes, 3 de agosto de 2015

Beginning


Whispering in the clouds like a love and seductive sorrow
Soft and cold and warm, surrounding the skin,
Happening slow and far, here with the storm that follows
And of course, the vivid magic, the brave ocean in between

I breathe again,
From the deep dark bio-electric universe of my veins
And feel my hot blood corroding my being, my senses
Beautiful life in every second of tripped and adventured cells
My now, my wonderful never-land, my today

I also feel the pain that became full glory of gratitude
Shinning golden light that warms your bones and flesh
And keeps you so protected and safe
Right in the smooth vibration of entire harmony.

Awaking, starting my life in every life,
Every time I open each one of my eyes
My mind, my body, my being,
Crossing multidimensional spaces, re birthing

My whispering of life, screams at night
Pain and Love in a fusion
Infinitive illusion
Comes alive.

Ana Lía Casvar
July 31st, 2015

lunes, 6 de julio de 2015

Buscándome



Búscame tras la cascada
los hilos de plata y espuma mezclada
efervescencia de seda blanca en mi piel dorada
humectándome de vida mi tez arrugada.

Búscame el rastro en los chillidos de las hadas
las musas escurridizas que en el silencio cantan
y se deslizan tras el verde espesor de la montaña
búscame sin prisa, con risa, cázame la mirada.

Escudríñame los átomos que de mí se desprenden
para ser impregnados en tu tejido latente
y descubre en el aire mi silueta esparcida
el humo disperso de mi cuerpo en la densa neblina.

Persigue mi olor, mi íntimo perfume sudoroso
la pura esencia de mi alma exhalándose en mi fluir poroso
y halla mis huellas descalzas trazando el camino
conviértete en mi depredador, en mi voraz y hermoso destino.

Búscame para encontrarte, saborearte en el momento perfecto
en el que nuestros ojos café chocolate se fusionan al bosque tiñendo
titilando ambos como llamas resplandecientes
te admiro, te siento, en el tiempo preciso inmortal y presente.

Búscame que te busco,
en cada raíz y fruto
debajo de las hojas y cortezas
búscame y te busco, 
para adorarte entre las malezas.

ALC

lunes, 25 de mayo de 2015

Conexión-Vida&Contraste

Art Work by CT Nelson -  http://www.ctnelson.com/
"Mass Ejection of the Irresistible Force" 30x40 Oil on Canvas

Hoy estoy infundida, inspirada y colmada de viento acogedor, frío y refrescante, que se expande entre tu boca y la mía como un humo espeso y urticante, como una neblina húmeda y persuasiva que se avienta empedernida a los rincones más prohibidos de mi ser y se establece como una mañana nueva y brillante, con melodías silbadas por las aves y tierra mojada por la lluvia nocturna. 

Me he agotado de conceptos tácitos, sólo tengo clavados aquí muy dentro tus dos ojos fijos, oscuros universos llenos de chispeantes estelas, albas, ocasos y crepúsculos, en donde mueren todas mis búsquedas y donde yacen todos mis deseos, las palpitaciones aceleradas y mis alientos entrecortados; tus dos ojos donde muero y nazco, de donde surgen todas mis esperanzas,  luciérnagas oscilantes que esparcidas van hacia el mundo como guerrilleras camufladas. 

Hoy me has elevado  a la atmósfera, he quebrado primero la litósfera y me he escapado de la exosfera,  he atravesado el firmamento, he llegado más allá del infinito, he explotado con la expansión universal, el éter nebuloso ha dado un giro inmenso, mis poros se han abierto y has ingresado vos respondiendo a la sed de mi cuerpo. Has sudado en mi vientre palomas doradas revoltosas de suave y sensual cosquilleo y has fertilizado mi tierra, carne candente madre de vida ígnea, inmerso vos en mis lianas, hilos de mis cabellos enmarañados,  vos como enzima en mis células, los has revolucionado a crecer como selva imparable por la potencia química imperante de tus féculas. Y así soy fuente de vida, depósito de vida, núcleo flamígero y burbujeante de fuego puro, cuando estás en mí, en cada poro, en cada líquido, en cada roce y en cada entrada de oxígeno que inhalo como destello repetitivo y efímero.

Hoy estoy inyectada de tu energía, de tu esencia. Cada día que pasa se mezclan más nuestras naturalezas. El impulso de vida va más allá de mis venas, vuela, resplandece, embiste el cielo y crece y crece. El amor en su expresión material más simple es esta libertad con la que este nacimiento me lleva lejos y me trae cerca luego a mecerme en los tejidos tan acogedores de tu corteza, en tus ramas sueño, fantaseo, este es mi hogar, mi casa, mi paraíso secreto. 

Vos roble alto, mi  Quercus humboldtii frondoso, yo la vida que germina de tus raíces, musgo que cubre tu tronco, insectos que recorren tu relieve, tu vegetación, nuestros retoños son frutos sanadores y poderosos.

Vos las galaxias de agua mágica corriendo circularmente en cascada condensada. Yo como juguetona, acuática hada en tu charco al ritmo de tu corriente, sonriente y relajada.

A. L. Casvar
Mayo 25, 2015

lunes, 30 de marzo de 2015

Mi Hoguera


"Mi mundo, mi hogar, mi quema, mi hoguera"

Porque las manos son de sol y el sol es de fuego
Y curiosamente así todas las razones ahora y luego
Se fusionan con el calor de mi cuerpo,
Eterna llama ardiente  en movimiento

Porque miro y mis ojos llenos de fuego están
Porque callo y mi ser flameante vibra sin parar
Danzo en este vivir, acaparador sentido que funde mis cavernas
Danzo en estos sonidos, frutos prohibidos, mis llamas rojas, mis telas sueltas

Porque siento y mi alma siente con fuego pasional
Hacia lo malo, hacia lo bueno, hacia el eterno espiral
Y voy quemante viviendo, saltando como liebre ligera
Y voy intensa, riendo y gritando como explosión pasajera

Y mi paso por la vida deja marcas imborrables,
Me paseo y lo disfruto con sensación insuperable,
Y donde todo es neutro poco llameante,
Enciendo mi fuego, ígneo deseo aberrante

Ardo y me quemo y enciendo todo a mi paso candente,
Y cambio el color, la forma, el sabor con mi libertad caliente
Y soy felicidad, soy furia, soy tristeza, desconcierto, sorpresa profunda
Las mil emociones que deshago, exploto, oprimo, expulso, evoco, mi vehemencia iracunda

Luego  es calma, constante y absurda
Una llama apenas perceptible que se asusta
Se esconde y parece dejarse morir entre el aire
Pero siempre está mi hoguera dispuesta a regenerarse.

Ana Lía Casvar
(Marzo 30, 2015)

martes, 3 de marzo de 2015

Carta al Extraño (Tomo final)

Querido extraño, te he encontrado, te habías mantenido callado durante tantos años, estabas más cerca de lo nunca pronosticado. Puesto que te he encontrado me parece súper raro todo esto, no tiene sentido ni se lo quiero buscar, tampoco me ilusiono como si se tratace de un arcano, de una aventura en silencio ni de un amor a los mismos cuatro vientos. Esto no es nada, es tiempo compartido.

Me desquicié la cabeza la semana pasada con tu cara en mis ojos todo el día, me auto decepcioné, el nivel de estupidez fue increíble. Ahora sólo puedo pensar en que hay compañeros de vida, y el amor fue, es y seguirá siendo un rayo de luna en medio de la noche y de la selva que es nuestra cabeza, moviéndose de un lado a otro para jugar con nuestros sueños, esperanzas y necesidades, qué tontos somos… Hasta es irrisorio.

Tienes una cara de niño que me hizo envidiar los early-20s, y he pensado mucho en mí a esa edad, qué triste, era tan inocente aun para entonces, pero bueno ya eso es pasado y un lugar al que nunca volveré. Así se pasa todo tal vez, y lo único que nos queda es la decisión segundo a segundo que tomamos para vivir.

Eres alto, bastante alto como los altos que siempre me han gustado, y tu boca es roja y carnosa como siempre me han atraído las bocas. Creo que me he dado cuenta que aunque me entiendes bastante más que el resto, (seguro estoy tan loca que ya ni me entero del nivel de mi propia locura), percibo de alguna forma que no me entiendes más allá, pero no es tu culpa, querido extraño, es mía y de todo lo que soy, tenga lógica o no, es algo con lo que no se puede luchar, aunque tal vez mejore, no lo sé.

A veces no te dejas fluir estando a mi lado, lo he meditado bastante y considero se debe a que aun vas descubriendo el mundo, procesas tanta información que es posible que te trabes o incluso que no hayas aprendido a estar en paz con tu propio ser, ni con todas y cada una de sus versiones alternas, incluso las más discordantes. Es todo un juego mental esto, y se lleva un poco de tu adaptación al ambiente, porque empiezas a crear el propio entorno según tu propio universo.

Ya comencé con mis profundidades, disculpa que divague, mi cabeza tampoco para, dispara, eso sí.

Eres lindo, hueles bien, como todo un semental a tu edad. Pero qué voy a estar sabiendo yo de esas cosas, cuando me entero que mi vida ha sido tan distinta me asusto un poco, porque no sé en qué mundo he estado viviendo y creo que ha sido en el mío con leves asomos al de los demás. Es curioso, pero más allá del misterio y enigma internos que me causan como un vacío de nerviosismo en mi estómago, no llego a nada porque ocupo primero subir escalones, y entenderlo poquito a poco. Su materia es delicada.

Así que querido extraño, esta es mi última carta, no sé si la vayas a leer realmente, ni siquiera sé si sea prudente, has de huir asustado, curiosamente tuve una visión de ello y me causó gracia.

¿Huirías? Pero aunque sigues siendo un extraño supongo ya me conoces bien sin saberlo, o lo harás cuando leas y releas todas mis cartas y descubras mis más insólitos secretos, arrebatos y deseos, comprenderás que he cambiado, o que me he hecho inmune, un poco difícil de especificarlo. Tampoco hay necesidad de a todo ponerle un nombre, una etiqueta, alguna letra o un párrafo.


Me despido extraño con nombres y apellidos, con piel blanca y manos grandes, con sonrisa de conquistador innato. Me despido porque ya no ocuparé escribirte cartas, me resulta ya innecesario. Y sin embargo, espero mantegamos algún contacto.

jueves, 26 de febrero de 2015

Mis Manos



Dejo mis manos caer lascivamente en el sentir sin nombre, sin tiempo y sin escudos...

Caen lentamente sin apuro, sabiendo que la gravedad hace su trabajo, que tarde o temprano volveré a ese círculo, al que regreso cada tanto cuando se me agota el caminar, cuando las palabras se vuelven superfluas, y las alas se me arrullaron, cuando tengo el vacío del mundo en mi estómago, y en el pecho un desgarre hacia dentro, y muchos suspiros, que me llenan los pulmones con mil preguntas que me quiero silenciar...

Que no quiero estallar, que ocupo una melodía tranquila y ver en el mar el horizonte infinito, que quisiera des-disfrazarme volver a despertar, quitarme el tiempo y el cuerpo, y volar, ya volar sin pesos que me ligan al suelo, que me hacen caer...

Dejo mis manos ser, que se me muevan solas, que tengan sus propias creaciones, que las palabras o los colores sean su herramienta, que tengan su vida aparte de la mía, un remolino indescifrable que me sorprenda, que me enloquezca, que me haga brillar los ojos y seguir dejando mis manos libres al paso de la vida y de las emociones que puedan experimentar al vivir por ellas mismas.

Desde mis manos, existe una versión del contorno del mundo, mi mundo o el de ellas, desde mis manos un ser arbitrario, sin principio ni fin, sin cara sin ojos, sólo una vibración creadora, desde mis manos he conocido, percibido, ellas son las que primero me han hecho sentir.

Mis manos están libres, en su libertad van conociendo rostros con sus relieves únicos, en su volar van trazando emociones y creando otras. Mis manos están frías, y no es un frío con sabor a soledad, no es un frío con sabor a invierno, mis manos están frías y es por nervios.

Caen mis manos sobre la llanura de mis espacios íntimos, caen ahí sobre la suavidad de las sábanas que me arropan el alma, caen cansadas para volver a comenzar a vivir en esta mañana...

ALC

jueves, 7 de agosto de 2014

Catarsis


Un mundo ocupado por personas que condicionan sus entregas
No vine a señalar con mi vileza
No vine a desteñir las ropas de a quienes nada les interesa
Sin embargo estoy casi en ebullición, no en mi destreza…


Y asimilo las tonadas inalcanzables en lo infinito de la imaginación auditiva
En la cabeza y más allá de todo frente
Que pareciese sólo existir una ausencia palpable y cognitiva
Del mundo que se ha creado de necesidad, todo un universo carente


Y ¿si me preguntan del estado emocional? Sólo escucho simplezas…
Que en mis entrañas ya no cabe más enajenación ni más enojos
Exhausta estoy de las destrucciones que me provoca el ego y de juntar mis piezas
Y aturdida de tropezar y recibir tensión de tantos ojos


No vine a complacer el orgullo de ninguno con carbón ni aires
Ni siquiera el mío, fútil estandarte
Vine a ser en la más pura manifestación que existe, sin percances
Y volar desde allí a cualquier forma de vida, sin limitante


Y sí, vine a ser libre, y a ser feliz y a no estar más condenada
Bajo preceptos idiotas que figuran como reales estructuras lógicas
Ni esclavitudes sobreimpuestas de  definiciones escuetas y cerradas
Vine a revolucionarme, a brillar,  a fusionarme con todas las energías simbióticas
¡A morirme para renacer más apasionada!

Ana Lía Casvar

lunes, 16 de junio de 2014

Cuestión de Asuntos


Hay asuntos que son del ser
para uno, para remojarlos con lágrimas de soledad
y sólo cuando se quiebra toda fortaleza
Hay asuntos que son intrínsecos como un arcano imborrable
como un código de vida interna
que se almacenan a uno en los ejes de las aspas genéticas
y corren con la sangre por todo el cuerpo, como regando pastos sin saberlo

Hay asuntos que sólo guardo en la mano,
porque no hacen daño al apretarlos, porque son como un amuleto
porque su efecto placebo me atrae lo que quiero
y pueden aguantar cualquier toque sin resquebrajarse

Hay asuntos que ni siquiera converso con mis adentros
que los niego y sólo mirando mis pupilas al espejo se vuelven reales
y caen como gotas de silencio
creando un trayecto apenas apreciable
del cual borro cualquier rastro e ignoro su existencia en el futuro cercano

Hay asuntos que guardo y me gusta olvidar que fueron
porque me son inútiles y su efecto dura lo que dura mi atención en ellos
porque nacen y mueren a punta de emociones añejadas
y ya su olor a nostalgia se va disipando en la porosidad de su forma hueca

Hay asuntos que son míos, tan míos que no quisiera que lo fueran
y que los arrullo para que no se muevan
y los hago dormitar en un letargo eterno
porque harían ruido y estremecerían la armonía con que los manejo

Hay asuntos que siempre se me escapan, contra voluntad y pronóstico
que saltan como muzas traviesas en el bosque del exterior 
y se mofan de mis infortunios,
hay asuntos que son más arrasadores que su propia esencia, 
atrevidos en la superficie asomaron sus cantaletas
y yo los he dejado ir, para que no vuelvan.

Lía
Junio 16

Antojos Vibracionales


Necesito vibraciones con menor densidad
de esas que se mueven con la libertad del no peso de la no gravitación
Que viajan sin rumbo y conocen todos las formas de vida en la inmensidad
y se relacionan entre sí con una valoración infinita de gratificación

Necesito vibraciones más aleatorias, menos aprisionadas
sin imposibilidades físicas acuerpadas en espacios definidos
necesito ser libre, sin acaparaciones estereotipadas
ni presuntas coherencias, ni sustracciones de sentidos

Necesito poder cambiar de forma, de piel, de estados
fluctuar del hacinamiento espiritual, 
ser y no ser, sin acontecimientos, sin pasados,
sin oscuridad... Exotérmica en mi nicho natural


Deseo empezar a ser, dejar de serlo.
Esta completa entidad, un bien y otro a la vez, 
sin convicciones, sin apegos ni recelo
el todo y la nada, siempre convexos y sin tez.

Deseo ser presencia, existir simplemente
como una vibración insubordinada
como movimiento continuo y al todo adyacente 
sin volumen sin forma, transcitar despegadamente...

Lía
Junio 16

martes, 12 de noviembre de 2013

Nota 1

Quisiera poder escuchar aquel soneto que sueles componer al pasearte inapropiada, lenta y seductoramente por los confines de mis más retorcidos recuerdos, provocando la vivencia de algún gesto o maña tuyo en la continuidad de mi holocausto, es decir mi vida, que no es más que otro simbolismo de la muerte.
Y por un momento se me pega esto al pecho, quisiera solamente entenderte... ¿Por qué persigues mi felicidad con tanta obstinación? Y ¿por qué te aferras a mí con esa alevosía tan contagiosa? ¿Acaso resulto ser tu escape más apetecido? O sencillamente ¿soy tu más viejo y arraigado pasatiempo? Lo curioso es que ni siquiera vives en la línea cronológica del tiempo propiamente, sólo te gusta jugar con él, a cómo te gusta hacerlo con todo.
Días atrás, en una disputa interna, ¡tomaste poderío de mi cabeza y hasta de mi lengua! Me hiciste decir algo que va ya en contra de mí y de mi actual realidad... Sólo me queda por afirmar que funcionas a perfección "hecatombe" y sumamente ególatra cuando me despisto sin querer y te escurres de mi control, eres peor que una adolescente encaprichada... ¡Me traes tanto dolor de cabeza! ¿Cómo es posible que hayas "crecido" a tal extremo que ahora (aunque me necesitas de igual manera) te crees tan autosuficiente? Admito que me asombro del potencial que tienes y de cómo tu veneno, si lo permito, es capaz de esparcirse velozmente por todos los sectores más paupérrimos de mi ser, a su vez, descomponiendo y queriendo descomponer vívidamente el buen trabajo interno que he estado haciendo. Eres vil y tu fría composición abominable a cualquiera manipula con tus fuertes emociones dulces... ¡Falsedad completa!
A veces me resultas una absoluta pesadilla viviente, o algún tipo de espíritu negativo que se empecina en poseerme y vivir a través de mí. No sé cuál sea la situación real y ya no importa, lo que ahora estoy sospechando es que te has vuelto a esconder para poder luego salir manifestando ignorancia completa. Otra de tus obras maestras: El oportunismo.
Realmente causas daño pero es curioso tu forma de hacerlo, sin embargo me niego a darte lo que buscas (sí, destrucción) pues cuando ni te escucho te veo desvaneciendo y es entonces cuando corres hacia mí buscando mi zona de riesgo con tal de no dejarte morir. ¡Ja! ¡Cómo temes morir!
Pero... ¿Qué realmente significa la muerte para ti? Quiero decir, puesto que tu forma de vida es otra ¿por qué te alimentas de las muertes simultáneas que a veces me provocas y que poco a poco se carcomen todo a su paso, dándome siempre la falsa ilusión de que eres simplemente lo más importante y lo único que "verdaderamente" tengo?
Muchos "¿por qué?" Y tan diversos. Ahondando los ahora, ahogándolos en una asfixia interminable, casi como tu poderío, casi, sólo casi.
Al final soy yo quien elige, pero hasta en mis elecciones asomas tu nariz viscosa, porque mantienes una atención exagerada a todos los eventos de mis conexiones mentales, hurgando en cuál momento hay terreno flojo para hacerme patalear en el charco con esos, tus encantos tentadores, que mucho me confunden y a veces aun me desarman...
Sin embargo veo luz, a pesar de los estragos y de tantos años, la luz siempre se ha mantenido latente, apenas le echo un vistazo y es en estos momentos en los que más me gustaría recordar aquella tonada que anuncia tu arribo, callar a mi mente y sus tormentosos ruidos y en medio del silencio adivinar tu camino por el golpe imperante de tus pasos en mi consciente dormido. Vienes todo el tiempo como un ratón escurridizo, aguardando sigiloso entre mi pasado e inyectando dolor en lo que no produjo sentimientos positivos. Tendrás que entender que he aprendido a reconocerte entre la maraña de mi oscuro bosque perdido, aunque no precisamente te miro, aunque no conozco el olor de tu cuerpo invisible, sin embargo tu voz fuerte y maliciosa es un imperdible navío.

"Nota al Ego"
Ana Lía Casvar

martes, 15 de octubre de 2013

En la vuelta

En la vuelta corazonada e inquieta escueta sedienta aterrorizada y arapienta vuelvo al este mi continente de mariposas revoloteando como el aire mismo sobre las pieles me doy cuenta que me he movido un sólo grado hacia el occidente inocencia, auto engaño en la estirpe de lo cotidiano soy la hormiga en la pared entre miles de hormigas a la vez y en la creencia, como un abseso, se crea el concepto creyendo estar sujeto y revuelven las horas mis ocasos enfermos en los que se alejan los días, los años secando en arrugas mi inútil deseo -¡No hay contensión de líquido! (afloro diciendo) tan sólo el purulento vestigio que se ha quedado sin remedio aunque ya no sea un martirio tenerlo...
No puedo ser más presa de lo que estoy sintiendo, viviendo en la amenaza de la presión del tiempo entierro su aroma, me deshato por completo no poseo y sí poseo, nada tengo no soy ya ni como el pájaro sin rumbo hacia el bosque espeso, ni soy como la angustia dictadora de mi suicidio fresco
soy y no soy entre mar y tiempo,
entre la sal dispersa en mi cuerpo sediento
y la bruma de mi pensamiento eterno
sin culpas ni raspones del pasado grosero
camino hoy en la cuerda de la vida, del destino hambriento
escribo mi historia con cada movimiento del vibrar de mi espíritu y cuerpo.

En la vuelta, no estoy pero te encuentro.

Ana Lía Casvar

Ira


Un Arco iris gris medieval
Se cruzó en media pirámide astral
De mi tácita consciencia imperante
Motivando mi instinto asesino, ¡gran mutante!

No puedo más que evitarte, volcán furioso
De volver a tomarme, brutal, cínico y victorioso
Y ha de haber algo en la lluvia que se infiltra nauseabundo
¡Claro! Uno de tus comandantes, ejército astuto

De fuego es tu naturaleza, fogosidad culminante
Y de fuego también la fuente más vital de tu sangre
Que se mete en mis venas calentándome corrosivo el cuerpo
Bajando y subiendo repetidas veces reviviendo muertos

Ya no agacho mi cabeza en este letargo
Ni dejo, aunque me llenes, que te quedes en mí largo rato
Si acaso la soledad me quiere, que luche por mí, trasquilando
Yo estoy y estaré desperdigada en la bruma, esperando

Ana Lía Casvar

jueves, 12 de septiembre de 2013

Dedicatoria Vivaz


Has enlistado en mí, caballero
sobre mi faz un carmín penoso
apenas perceptible por el ojo vividor ajeno
pero siempre en el medio de mí, fogozo
¿Cómo he de hablarle a los mares sobre tu apariencia?
Si de sombras fugaces me has conmovido la abstinencia
pues estás como un salvaje conjunto perpendicular para mi decencia
y bajo tu piel lo tienes todo cubierto, incluso tu silenciosa vehemencia
Yo, de la nobleza me mofo un poco
y de los puritanos ni callo ni desemboco
mas sin embargo he de llegar siempre a tu puerta
brillando de los nervios flojos para desabrigar mi impureza.
Y ¿qué si resulto una roja verdad que te inquieta?
sonriente sigilo con el que hacia ti me aprietas
pero sabes que aunque exprimo gritos no son mis quejas
las que te susurran aquí son otro tipo de exhalaciones más viejas
Y por  todo te desquicio, aun en tu más escueta respuesta
me he convertido en tu vicio,
puedes y no conmigo,
duermes y te desvelas con tal incierto y seguridad
pero me has alcanzado el ritmo y hoy eres un alma abierta
sin recato ni protección para mi maldad.

Agosto 19, 2013

ALC

Soy oscuridad


Algunas veces sólo soy oscuridad
desparramada entre los rincones más desolados y fríos
algunas veces sólo vuelo lento sobre esta inmensidad
como negra sombra parpadeante acariciando los ocasos sombríos


A veces sólo me encuentro abrazando una abundancia que carece de existencia
colmada de tinieblas en la más llana ambiguedad de la absurda exigencia


A veces estoy simplemente oculta en mi mundo de legados y altos niveles de dispersión
Me siento fogozamente vibrante y entre la lobreguez de mi ser empiezo a brillar
a iluminar la oscuridad que también soy en coalición 
-Huir y aparecer. Oscurecer e iluminar-


Con la desnudez de mi alma como cuerpo fugaz 
sólo navego en los mares de la imperante soledad
con las venas que tétricas llenas de vida están,
igual desembarco mi cruel abrumante oscuridad.

ALC
12 de Agosto/2013

lunes, 12 de agosto de 2013

¡Quiero irme ya!



Cómo caen las gotas del temporal en la ventana desperdigada
Y cómo a lo lejos el horizonte mojado me invita a ser libre
No me he decidido si esta tarde me escapo desesperada
O ¿será mejor el ocaso? ¿El silencio de la madrugada, fiel estirpe?

¡Cómo te asomas sol desdichado! A la penumbra de esta tarde asqueada
Cómo bajan las nubes intranquilas y dispersas por tu regreso
Generando la bravura que existe en mis ojos y mis manos en manifiesto
Sacude mis historias locas de días aterciopelados
Esta inquietud insaciable de la espera en años atolondrados.

Y sin embargo, vuelve el gris obstinante a querer corroer mis deseos
Obligarme, quizás, a cambiarme de asiento
Dejar de mirar la ventana deseando estar lejos
Remordiendo el paso del tiempo y mi larga soledad de hierro

No obstante, reitero, traigo la brisa cósmica hambrienta
Sé que él quería hallarme entre mi rojo caudal de ósculos
Y colmarme brutal de todo lo que me perdí viajando sedienta
¿Dónde estaba? Entre los arbustos impidiéndose volar a mis urgidos espectáculos
Mientras en las calles, imagino su sonrisa a través del vitral y me inquieta…

Voraz muerte lenta…
¡Quiero irme ya! Mas no sé si deba
¿Seré capaz? De obligarme a esta tierra, dejar que me beba
Sin el toque de su calor por las entrañas más extensas
De mi alma desnuda a la deriva de su barco, siempre descubierta…

ALC
Julio 1ero, 2013

miércoles, 3 de abril de 2013

Me ha hecho una visita




Él, incorpóreo, sin prevista
Me ha hecho una visita...

Castañuelas de recóndita desdicha
se han ondeado en el viento a causa de pericia
no sé si decirte: ¡oh vida! ¡¿Qué amparo es el que en mí ubicas?!
O, si es la traída del personaje lo que te acredita.

Le busqué, en las riendas más antiguas de la vida
ese  dato más invisible que a sabiendas existía…
¡Cómo improvisar cuando sus ojos brillan!
Como el resplandor de la luna llena en media hora de visita.

Entender o no entender, es una cuestión ya dormida
cuando se trata del desconcierto que, en rumores profanos, de santo se vestía
y en las procesiones más impávidas con su apatía
se ha burlado de todas las piruetas que, creí yo, compartía.

¡Qué son las horas! ¡Las emociones! O incluso ¡la sonrisa!
Sino un torrencial de jugos que a la mente busca con prisa
y se esparcen éstas en la piel como un aceite de oliva
lubricando mis sentires, los sentires más ardientes, ¡qué envidia!

Yo, en la calma que cubre la mañana apagada, no tengo pesquisas
disfrutaré de la hambruna del alma como se disfruta de esta brisa
y acumularé unas carcajadas por si acaso conspire la cigarra en su huida,
que quizás me toque o no me sea concedido, el sueño de esta noche que me ha robado aquella hormiga.

Ana Lía Casvar


miércoles, 20 de marzo de 2013

E.X.I.S.T.I.R.


Entre la pausada armonía de los sucesos de la vida
Recorriendo los caminos como si fueran de chocolate
Y mi hermosa vida, vida, existencia, felicidad prohibida
Hambruna, carencias, especulación, primates
Seres diminutos son los que divagan entre las venas que conectan esta red
Es la red es mi red, entre cada conexión energética el nacimiento
Los tejidos que conforman mis cimientos
La solidificación del pensamiento, el conocimiento, la sed
La necesidad guardada en el armario
La gaveta secreta que ocultamos
La llave perdida hacia nuestro horizonte
Observar el plasma del presente vibrando
Ojos de niña bronceada por el monte
Una mentira más especulando.

Ana Lía Casvar
Octubre 10 2012

Entrecruces



Quisiera dejar de pensar en dimensiones, que mi cabeza logre salir de esta condena que se limita a las coordenadas imaginarias, creadas para abominar mi espíritu, hundirlo en el desafío de la inexistencia forzada, creyendo que la vida es el acondicionamiento vacío e hipócrita que me detallan estas paredes laminadas. Es injusto.
Pero qué es la justicia sino más bien otra conceptualización creada. A este punto del sin sentido ya no necesito saber nada, de los términos, del lenguaje ni de las palabras. Necesito simplemente sentir, expulsar la contención con que se balancean estas fuerzas armadas y emigrar a otra forma de vida, una menos conflictiva y más sencilla. Es paradójico.
Una paradoja tan ridícula como inmaculada. Se preguntará el pichón a como tal vez me lo pregunto yo “¿qué he hecho para merecer esto?” Y sin embargo no se trata de merecerlo, se trata de detenimiento, detener cada momento en una burbuja que explota y se une al aire como el resto, de que  las conexiones y reconocimientos hagan su juego macabro en el cerebro para poder distinguir mágicamente cada espacio, color, figura, sonido y movimiento. Se trata de millones de células chispeando en mi ser cargado de energía, y vos que ahí te quedas, ¿qué miras?
Miras el espacio que cerrando tus ojos puedes contener como tuyo, el que siempre está en movimiento rojo, y sombras inentendibles se trasladan en miles de direcciones, uniéndose y separándose, como cosa de un ritmo altanero pero tranquilo. Sentirás que estás atrapado, ¿cómo no? ¿Cómo no ver el inmenso universo que se postra con la más simple vaguedad ante tus ojos que no están viendo, ante tu ser que no es físico, ante tu presencia que se ha vuelto una fantasmal creación especulando ya sin necesitar nada. Libre como la más palpable libertad ensordecedora que no necesita del vasto alimento humano. No somos humanos. Que NO.
¿Te has preguntado quién sos? Me he preguntado a qué vine acá. Y tal vez y sólo tal vez, a veces hallo una respuesta corta, vine a nacer, a vivir, a morir, a creer que había nacimiento, a creer que había muerte y a creer que había vida. Vine a creer. ¿Para qué? Para ser. Para saberme escapar de esta esclavitud. Vine a recodar y cuando recuerdo todo se va.

Ana Lía Casvar
Marzo 19 2013

jueves, 14 de marzo de 2013

Molted Beings





Have always felt my soul is alone
a flying bird in the darkest horizon of this world
No fighting anymore, war is done
Brighten eyes converting the devastated floor
land of fears among the holes
No more hate, no more
I can breathe but there is no need
of breathing anymore

Raised the emblematic stars with the spirit of all connected
Just one unit as everything
Electronic touches of mastery
Smiling, dancing, vivid vibration,
peaceful anarchy
Just vomited this anatomy
and felt bliss, free spectrum,
condensed air of creation,
lovely alchemy.



Ana Lía Casvar

martes, 12 de febrero de 2013

Auto-separación


Me cansé de dar explicaciones
De ser parte de las hojas amarillas
de rebuscar en números las aficiones
para dividirlas en cien mil caricias

A fines y confines de letrados
y de vestiduras en baúles guardados
el espejo que se jacta de la imagen atrofiada
se ríe burlezco entre la brigada
¿existe algo? O acaso el algo es realmente nada...

Abriendo el paso entre la indefinición de la vida
encuentro el rastro del sonido de la envida
ese lamento cotidiano de lo que quiere florecer
aullando estremecido sin poder envejecer

¿Qué te resulta? Haz de venir inquieto
sonriendo opulento, tu mejor máscara, 
deterioro interno, real virulento
Pudriciones y aseveraciones del ego
inflando caminos o haciendo campo el muy perro

Te metes en mí, como un ciego
viéndome en otra constelación, durmiendo
en otras frecuencias arrebatándome el sueño
¿quién eres? Acémila. Derroche de partículas, efímero unguento

Trepador de pieles y sabores de invierno
morador de calores, ladrón de puercos
tratándome de esclava 
al fin, sin antonomasia, dormitaba...
Pero siempre despierto.

jueves, 17 de enero de 2013

Avistamiento



Cómo duele que tus ojos claven con sangrienta disposición un alfiler de ácido sobre los míos
Y rompas toda mi verdad en falsedades y confusiones, despedazas en el seno de mi realidad toda ciudad construída con las ansias de tus adentros y la ilusión de tu brillo

A veces no deseo rima, tan sólo el ahogo solitario que se disipa en la última burbuja de aire que emerge hacia la superficie desde el fondo de mi tina

A veces es una melodía tan abominable que traspasa toda emoción y se recuesta a dormir entre las precipitadas horas de la soledad hambrienta

A veces mi sien grita impávida que no deseo fallar, mas en la danza del viento que se ha quedado quieto sin moverse, está esa posibilidad de ser todo de otra forma diferente a como pareciera ser... Estupefacta sonrisa que sale a flote de la más podrida ambiguedad.

Y es que a veces es una ambiguedad placentera que me envuelve cual cobija de algodón egipcio y me transporta a ese espacio entre las dimensiones en el que soy un plasma, casi sin forma, lleno de una presencia absolutista pero gentil.

A veces me aferro a la vida que deja de ser vida, esa que se confunde con la muerte pero que tampoco es muerte. Es una eternidad impresa en cada segundo del tiempo ilusionario. Como la sonrisa de un bebé soñando.

Y vuelvo a mi centro, al centro de todo, a tus ojos, a ese resplandor que  me cega, que me impacta con sólo tenerte en ese momento perfecto. Ahí te encuentro en mí fluyendo como fluye la sangre por el cuerpo abasteciendo cada espacio, funcionando. Ahí estás, como un plasma que me percibe magníficamente, sin rostro, sin tiempo, sin espacio...

A veces quiero detener la eternidad que siempre sigue su curso, robarte el instante en el que ni parpadeo y cristalizar los versos en media oscuridad. En esa misma en la que a veces me pierdo buscando siempre vivirla a flor de piel.

Instantes que giran como las monedas a la suerte, pero no hay suerte, sólo una necesidad de creer en ella. Instantes que me regalas con tus manos cálidas en ese frío que mueve las cortinas y se mete en mi cuerpo.

No se mantiene nada, sólo se es. En una explosión de manantiales se es, en medio pantano se es, se es en todo aunque parezcamos nada.

Y sin embargo miro por tus ventanas, ya no hieren como espadas, sino que al juntarse conmigo tu cuerpo y el mío han dejado de existir para poder dejarnos ser.

Ser en millones de instantes juntos que se fusionan creando, en tu piel mientras duerme, en la mía mientras te acompaña, un universo en el que estallan todas nuestras partículas alteradas.

Ana Lía Casvar

martes, 15 de enero de 2013

Vaguedad



Estoy triste, y no sé por qué estoy triste
No me lo preguntes
Que las sábanas mal acomodadas de mi cama
Te dejen la certeza de esta mañana
Y arropen en mí esa sensación abandonada
No sé qué hace falta, no sé por qué no falta nada
Y entre la dualidad de esta coherencia,
La lógica a veces huye abrumada.

Estoy triste y no sé por qué estoy triste.
Tal vez sea que me arropas en tus sueños.
Aquel de lejos en el tiempo, un anillo sin dueño.
Tal vez aquel otro entre los recovecos,
Y el manto que cubrió todo su cuerpo

No lo sé
No sé si sea la tristeza, o la distancia,
No sé si sea tu ausencia, o tu presencia,
O simplemente no sea nada

No me preguntes por qué no he hecho la cama
Por qué el desayuno está frío servido en la mesa de la sala
Y tengo hambre desde horas pasadas
Es absurdo, pero la vestimenta de lo cotidiano
Me trae de la mano
Alguna  maña disfrazada.

No estoy triste y no sé por qué lo estaba
Y se mecen las telas con esa brisa cotidiana
Y yo tengo en los libros de mi armario
Imágenes grabadas,
¡Oh la nostalgia!
Era la tristeza de la nostalgia guardada…

Ana Lía Casvar

Diarios Solemnes I



En el aire que se ahoga entre las sábanas de un suicida en caos
Incluso en la podredumbre estimulante del cuerpo ya vacío de alma
En la rabia del mulato desesperado chapoteando el fango
En la impotencia de quien amarrado se despoja de la vida sin alzas.

En el llanto abrumante de una madre con su hijo muerto en brazos
En el silencio que excita al rico y desgarra el estómago del que muere de hambre
En vigilia de la noche que ya no trae ni esperanzas, ni agüizotes, ni fríos manotazos
Se esconde la humanidad que sólo a veces parece ser sensible en medio enjambre

Y si la ley te atormenta, no como el dominio de un padre,
Sino como un establecimiento de mentiras vueltas verdades
Y si la religión te desvirtúa, al punto de a  la agresión aferrarte
Decimos que la lógica y este mundo son dos cosas aparte

Y en las alcantarillas de basura acumulada se desborda la inutilidad saturada
De todo y cuanto hemos creado en vano, sin haber creado nada

Y divisamos la colina, la montaña, la pocilga
Buscamos desesperados en el álbum de la vida
Agujeros negros, tristezas, vivencias traumáticas, rebeldía
¿De quién es esta culpa? ¿A quién le señalamos?
De qué manera tan abrupta, pensamos que ganamos…

El bufón de los cortesanos, de la nobleza, de los  millonarios
Somos cada uno por pretender vivir en un mundo que ya no está hecho para que vivamos.
La muerte nos ampara como un final feliz y resulta ser la vida casi una aventura en vano,
Pero que igualmente nos trae la esperanza que otros creen que nos han quitado.

¡Salud desde la tétrica vivienda!
En donde el pantano es más hermoso que cualquier edén de lujo,
Desde donde la oscuridad me enseña a crear la luz que sorprenda
En lugar de depender de la falsa claridad que se mal introdujo.


Ana Lía Casvar